INFORMACION SOBRE LA COLECTIVIDAD ITALIANA EN ARGENTINA

Disegnata da José Francisco Minetto
 

Il Partito degli Italiani dall’Estero
dell’Avv. Salvatore Viglia

“E’ stato calcolato che gli italiani e gli oriundi italiani all’estero siano circa 60 milioni (più degli italiani residenti in Italia). L’altra metà della nazione italiana comprende: 40 mila imprese a conduzione italiana iscritte nelle Camere di Commercio estere; circa 200 radio e televisioni; 400 quotidiani; 385 parlamentari di origine italiana nei vari parlamenti del mondo”.
Così inizia il suo editoriale l’On. Salvatore Viglia quando, il 18 Febbraio scorso, ha pubblicato sul sito da lui gestito, www.politicamentecorretto.com, lo Statuto-manifesto del Partito degli Italiani dall’Estero. Il suo progetto è l’apice di un lungo cammino, che ha visto protagonisti gli italiani residenti fuori dai confini nazionali nel tentativo di compattarsi per la costituzione di un gruppo destinato alla gestione della cosa pubblica italiana, efficientemente e responsabilmente.
Le vicende politiche idi casa nostra sono state contraddistinte, negli ultimi anni e non solo, da rari successi per quanto riguarda l’economia e il mondo del lavoro. Dal di fuori, queste situazioni possono essere inquadrate bene e meglio rispetto a quanto le nostre televisioni locali non permettano di fare. Privi di qualsiasi interesse, gli operatori stranieri portano alla luce, infatti, molti aspetti trascurati dal panorama mediatico nazionale.  

 

Molti emigrati, inoltre, sono dei professionisti affermati e operano con grande diligenza nelle nazioni in cui vivono. Perché non dare loro la possibilità di partecipare alla vita politica italiana?
Il timore, come affermano alcuni commenti, è che i rappresentanti italiani residenti all’estero non siano in realtà interessati ad esercitare un incarico politico responsabile e che in breve tempo, dati anche gli impegni in patria, possano facilmente scomparire dallo scenario politico del Bel Paese.
Eppure, il progetto del Partito degli Italiani all’Estero si batte perché proprio ciò non avvenga.
Tra i suoi obiettivi: l’assistenza ai detenuti italiani nelle carceri straniere, il volontariato rivolto agli italiani residenti all’estero, il mettere in risalto l’impegno delle donne per la crescita dell’identità italiana all’estero, la promozione di viaggi all’estero per mettere in luce quello che gli italiani fuori dalla patria hanno prodotto, la disciplina morale nell’ambito sociale.
L’organo di informazione per via telematica del Partito è il sito www.politicamentecorretto.com. E’ possibile iscriversi, inoltre, al partito via via link all’indirizzo http://www.politicamentecorretto.com/Modulo_adesione.pdf.

L’idea nasce dalla scarsa rilevanza della Circoscrizione Estero, presente alla Camera e al Senato italiani, con 18 rappresentanti. La circoscrizione, oggi, è stata sciolta e, a detta di alcuni, poco rilevante è il peso politico ad essa attribuito nel tempo. Per queste ragioni l’Avv. Salvatore Viglia e altri collaboratori hanno deciso di dare vita ad una nuova realtà politica, che sia in grado di governare tenendo conto degli interessi di chi è italiano ma vive fuori dai confini nazionali.
Il Partito degli Italiani dall’Estero ha raccolto numerosi consensi nei cinque continenti, da parte di connazionali con diversi interessi: politici, sociali, informativi. Ad oggi, il partito è seguito dagli individui più motivati a partecipare alla politica italiana.
Occorre rendere questa azione concreta, in vista di una partecipazione politica reale. Per questo motivo, i rappresentanti del neonato partito hanno già immaginato di svolgere incontri e congressi elettorali nelle città del mondo in cui ci siano maggiori iscritti. Per passare dalla teoria alla pratica bisogna, infatti, rendersi visibili “fisicamente”, come afferma il sostenitore Dino Suppa. Il grande polverone che il partito ha scatenato nella rete deve, al più presto, trovare un corrispondente nella vita realte, in modo da agire allo scoperto e concretamente nella vita politica italiana.
Gli italiani residenti all’estero sono moltissimi ed è giunto il momento, per loro, di far udire la propria voce e partecipare alla costruzione di un’Italia più efficiente e meno interessata.
Arianna Montemurro (Corrispondente in Italia)


 



Hemos recibido el 15 de mayo este emotivo mail con palabras muy elogiosas, palabras que agradecemos. Por otro lado esperamos que estos inconvenientes sean sorteados felizmente y pueda nuestro amigo y entrañable colaborador, Don Rubén Sighel, sumarse nuevamente al trabajo que nos tenía acostumbrados; apoyando, difundiendo y rescatando todo lo referido a la colectividad  italiana.
 
"Por razones de salud de familiares directos y a fín de no faltar con mis cumplimientos institucionales presenté mi renuncia al Club Italiano de Santa Rosa, a la Presidencia del Círculo Trentino de esta ciudad y a la Presidencia de la Federación Argentina de Círculos Trentinos.  Quiero agradecer a todos los que me dispensaron su amistad y confianza para las gestiones a realizar y pido disculpas por las falencias incurridas. Guardaré el mejor de los recuerdos de los inmigrantes trentinos y sus descendientes que han incorporado a La Argentina como su tierra de promisión sobre la base de sus valores. Los jóvenes producirán la renovación institucional. Esperamos grandes cambios de las nuevas autoridades de la PAT y ATM. Un recuerdo especial para todas las comunidades de Santa Rosa. A José Francisco Minetto mi reconocimiento especial por la fortaleza de su pensamiento, acción  y compromiso social. Con afecto hasta siempre !!!. Cordialmente. Ruben Sighel"


Desde el Euskal Herria a la tierra del Argentum

Autor: José Fco. MINETTO
La subjetivación de determinados espacios por el hombre tiene por objeto el perpetuar en la memoria colectiva particulares epifenómenos que hacen a una gesta, un aniversario o un hecho particular que tuvo por protagonista a un pueblo. En este contexto podemos encontrar que colectivos inmigrantes bauticen con nominaciones que remitan al lugar natio determinados espacios del ecumene por otro lado quienes  restan en el lar hacen lo propio perpetuando con diversos apelativos los mismos fenómenos.

La Calle Buenos Aires en Bilbao rememora quizás aquella ciudad que según, el escritor francés, Andre Malraux “…es la capital de un imperio que nunca existió”  es ese tipo de capitales donde todo es posible y cuya definición más certera quizás esté en el embriagador encanto de la variedad, en un perfil personalísimo dibujada por hombres y mujeres que allá lejos y hace tiempo descendieron de los barcos y fundaron una ciudad que se parece a muchas otras y a ninguna y cuya fundación fue un tanto mítica. Nació dos veces porque con una no era suficiente. En 1540, Don Pedro de Mendoza, fundó la ciudad; cuarenta años después, un vasco afincado en América, Don Juan de Garay, la refundó. Si buscamos los precedentes históricos de la relación vasca con América deberíamos hacer recalar nuestra memoria en el lejano 1492, cuando el almirante don Cristóbal Colón desembarcaba de la Mari Galante, rebautizada Santa María propiedad del vizcaíno Juan de la Kotza. Probablemente venga desde esta remota época el “Boga, boga, maniñela /  joan biar degu urrurtira,  urrurtira /  bai Indietarza, bai Indiertarza.”

Buenos Aires, es una extraña ciudad fraguada por un crisol de razas. La contribución desde el Euskal Herria no fue menor con su aporte de espíritu vascuence: emprendedor, aventurero, leal, tenaz y noble de espíritu. Bilbao, en el Euskadi tierra prodigiosa pues ha fraguado en su milenaria historia intrépidos hombres ha honrado con la nomina de una arteria a la ciudad de Buenos Aires puerto de tantas esperanzas del vasto contingente de inmigrantes que fijaron la proa hacia esta generosa tierra del Río de la Plata. La República Argentina es el país que acogió en mayor proporción inmigrantes de procedencia vasca en América. Estos provenían desde los siete territorios históricos que conforman Euskal Herria: tres al norte del Pirineo: Lapurdi, Benabarra y Zuberoa; y cuatro al sur de la cadena pirenaica: Bizkaia, Gipuzkoa, Nazarroa y Araba.

La llegada.

Buenos Aires fue el primer contacto, el desembarco. Pronto muchos de estos vascuences que eran en su terruño baserriterra comenzaron un largo peregrinaje hacia el profundo interior argentino. La Pampa; ancha, llana y ansiosa de albergar en su generosa tierra a estos esforzados trabajadores se abrió de bruces cuando oteo en el profundo horizonte una densa caravana de corpulentos hombres coronados por boinas caladas. Inverosímiles vericuetos de la historia llevo a que el primer gobernador del Territorio de la Pampa Central designado en 1884 fuera don Juan Ayala, casado con Carmen de Eguiluz, y la designada capital del territorio no podía sino remitir también a vocablos vascos: Acha, que proviene de aitz – piedra – tal vez, quien sabe, por esas extrañas razones que no poseen lógica remitía a la dureza y tozudez característica harto conocida de los vascongados. Un estudioso de la pampa, Jaime Molins, hacia 1911 abrevaba sobre este colectivo como “…colonizador, es un  elemento de primer orden. Es ganadero, agricultor e industrial a la vez. Trabajador fuerte, sano de cuerpo y de espíritu, es incansable en la labor, leal en sus tratos, paciente en el fracaso y juicioso en el porvenir. Elije su terreno, y busca, sobre todas las cosas, el agua buena elemento primordial de la vida.”

Decía Pío Baroja que “el País Vasco no guarda grandes monumentos históricos, arquitecturas majestuosas, sorprendentes, ni memorias de sucesos de un pasado más o memos sensacional. Su herencia es humilde, pero sutil y penetrante para rendir la admiración de las gentes sensibles, y la conserva en el cuadro primitivo, que es su paisaje risueño, de una gran diversidad de tonos y de matices, escenario adecuado para que brillen las costumbres de una raza que ha conservado durante mucho tiempo el hermetismo ancestral de sus costumbres y de su lenguaje.”  Si, una raza que ha sabido perpetuar allende su montañoso terruño y a través de décadas una herencia cultural que aun es posible identificar en las vastas extensiones de la llanura pampeana donde verdea el euskera juntamente al erdera, usanzas y tradiciones que rememoran con un dejo de nostalgia la comarca de procedencia. Un pueblo, un lugar: Macachín, en cercanías de Salinas Grandes otrora asentamiento y capital de uno de los imperios indígenas del temible cacique araucano Calfucura; supo atraer y contener un importante flujo de vascos en La Pampa. Localidad que forjó un neto perfil vascuence, a través de esos pioneros que hemos evocado líneas arriba, en este remoto lugar. Y, como señalábamos en el introito, en pos de la memoria también se nomino con vocablos que remitían al lugar natio, diversas edificaciones como así también accidentes geográficos.

Es así que en estos metiers entre las Asociaciones que con profusión de fundaban en Argentina que apelaban a la solidaridad étnica y que tenían por norte el auxiliar a sus coterráneos en caso de algún infortunio, no podían faltar los vascos que fundaron en La Pampa el Centro Vasco de Macachín, institución señera, que bautizó con el nombre de Euzko Alkatazuna en 1966 a su más importante emprendimiento.

Este mundo pertenece definitivamente a aquellos que creen en la belleza de sus sueños que se fortalecen a través de generaciones, reveses, desafíos, etc. y se van consolidando en las memorias colectivas que adquiere el rango de sustantivo, como el caso de la Calle Buenos Aires en Bilbao, más allá que el proceso requiere de manera determinante términos que evoquen a verbos puesto que este colectivo: los vascos, se encuentran embarcados en un profundo movimiento que continuamente los ha llevado a recordar, construir, rememorar, etc.; lo señalábamos en la refundación de la ciudad de Buenos Aires en el trabajar una tierra agreste el de innumerables desafíos de carácter hercúleos en el que se vieron enfrascados a lo largo de su milenaria Historia.



19 de frebrero de 2009
Cumplió 100 años la última sobreviviente del grupo que ayudó a ocultarse a Ana Frank


Se trata de Miep Gies, la secretaria de Otto Frank –padre de Ana- gracias a quien llegó a ojos del mundo el célebre diario de la adolescente judía que finalmente murió en un campo de concentración de la Alemania nazi.  Miles de personas felicitaron ya por su cumpleaños número 100 a Miep Gies, la última y más célebre sobreviviente que ayudó a la familia de Ana Frank, según informó este domingo la Fundación Ana Frank en Amsterdam y reprodujo Telam. Gies, que celebra su cumpleaños este domingo "en una jornada tranquila, en el círculo familiar y con amigos", quiere responder a todas las cartas y tarjetas recibidas, señaló una portavoz de la fundación. El diario de Ana Frank, escrito entre 1942 y 1944 cuando la familia de la joven vivía escondida en Amsterdam, llegó a ojos del mundo gracias a Gies, que guardó los escritos cuando la Gestapo detuvo y deportó a la familia. Ana Frank murió en 1945 en un campo de concentración en Alemania. Tras el fin de la guerra, Gies entregó el diario al padre de Ana, Otto, el único integrante de la familia que sobrevivió el campo de concentración. En los años previos a la deportación de los Frank, Gies, que había sido secretaria en la compañía de Otto Frank, proveía de alimentos a la familia, que vivía escondida en la parte trasera de una vivienda, a pesar de que estar arriesgando de esa manera su propia vida. Ese comportamiento le valió en años posteriores múltiples condecoraciones. Así y todo, la propia Gies siempre afirmó: "No fui ninguna heroína. Para mí era de lo más normal." Gies estará "por siempre estrechamente ligada al diario de Ana", señaló la portavoz de la fundación. 
  


 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Disponemos de espacios publicitarios para quienes deseen apoyar esta cruzada cultural. En el link contacto nuestro mail telefono y dirección postal a través de los que podremos estar en comunicación directa.